COACHING NUTRICIONAL

“Lunes: 3 de Septiembre, por la mañana, hoy empiezo a…”

El próximo lunes vuelve la vida loca de prisas, de vuelta al trabajo, de preparar las cosas del cole, esa carrera contra reloj de nuestro día a día. Como si de Año Nuevo se tratara, vuelve también el propósito de todos los años: quitarse los kilitos de más que nos trajimos de vacaciones, que pillamos sin querer, entre tapa y caña, caña y tapa… y claro está, el propósito de apuntarse al gimnasio y machacar nuestros abdominales para que vuelvan a aparecer “un poquito” de debajo de la capa grasa de nuestra tripa, barriga o barrigón. Ya puestos, nos emocionamos y nos vemos con unos cuerpazos increíbles, si seguimos esa rutina todo el año, para lucir palmito el próximo verano 10 o 15 días en playas y piscinas.

Lo que también vuelve, es una infinidad de post, artículos y reportajes varios que nos motivan a perder peso tras las vacaciones bajo cualquier soporte y formato, vuelven las dietas milagro que nos recomienda la vecina del 5º y las super ofertas de gimnasios sabedores de que en España las vacaciones se disfrutan a base de bien, relax y buen comer. Y por buen comer me refiero a no privarnos de nada y por relax, no ir al trabajo y romper con la rutina, vivir unos dias sin prisa ni más obligaciones que las de disfrutar con o sin salir de viaje.

collage gimnasia

El ciclo COJO PESO-DEJO PESO cada año se vuelve más complicado. Lo que a los 20 nos quitamos en un plis, a los 40 ¡madre de dios!, vaya lo que cuesta, pero tanta publicidad, tanto más de lo mismo… nos motiva o nos cansa.

No es cuestión del efecto rebote o yo-yó. Tu-tu solit@ has conseguido inconscientemente, sin querer, coger ese peso… es lo que tiene estar de vacaciones, comer de más y moverte menos. Tus adipocitos están preparados para recoger ese exceso de energía transformada en grasa y crecen y crecen, almacenándola para que cuando lleguen “las vacas flacas” tengas suficiente energía para funcionar, cosas de la madre naturaleza…

La gráfica de tu ciclo COJO PESO-DEJO PESO es similar a la gráfica de picos y valles de la glucosa, comemos y sube, sube y al rato baja, baja y empezamos a sentir el gusanillo y con él, la tentación de picar “algo”, ¿el qué? no sé, pero “algo”.

“Sólo nos movemos por imagen y no por salud”

Tod@s sabemos ponernos a dieta y confeccionar un “menú saludable” sin fritos ni salsas, que incluya más fruta y verdura, carne y/o pescado a la plancha y beber muuucha agua, nos quitamos el pan, las patatas… y a funcionar. Aparecen los batidos o licuados de frutas y vegetales allá por donde vayamos porque la Celebrety de turno lo toma, la gente se apunta a… (llámalo X) porque la Influencer de turno lo recomienda, tenemos fijados unos estereotipos de imagen perfecta y la pena, señoras y señores es que sólo nos movemos por imagen y no por salud.

Nos ponemos a dieta para mejorar nuestra imagen, entrar en el modelito que se llevará la próxima temporada, que queda genial en una 36/38, nos encanta que nos digan lo delgados que estamos y que lucimos fenomenal, alabando de paso nuestra “fuerza de voluntad” por el esfuerzo realizado… para mejorar nuestra imagen. Mi pregunta es.. ¿y donde queda la salud?

Una curiosidad: Si nos diagnostican que tenemos el colesterol alto y nos pautan una dieta para tratar la hipercolesterolemia, salimos de la consulta de bajón, adiós a los fritos, embutidos y delicias varias y claro está, también con la recomendación de salir a andar porque ayuda a regular los niveles. Si nos detectan el azúcar en sangre alta, diabetes tipo 2 por al sintomatología que acompaña, fuera azúcar, dulces y bollos y otra vez, la misma recomendación, salir a andar que ayuda a regular los niveles. Si vamos super, mega estreñidos y no queda otra que ir al médico, sus recomendaciones pasan por beber más agua e ingerir más fruta y verdura entre otras cosas y claro está, salir a andar porque ayuda a regular el tránsito intestinal… Por nuestra salud, la recomendación de dieta y ejercicio nos deprime, por imagen nos motiva porque lo primero se percibe como una imposición que no nos gusta porque nos priva de algo y lo segundo es fruto de nuestra voluntad, algo que queremos y deseamos, nos privamos con gusto de algo pero por distinto motivo. A fin de cuentas es lo mismo, “privarnos de comer algo” pero con perspectivas diferentes, lo que nos viene de fuera, desde la imposición y lo que nos sale de dentro, desde la voluntad o motivación.

Entonces, como estamos tan decididos y motivamos, nos vamos directos al gimnasio a apuntarnos a aquello que vimos tan chachi que dice que va genial la Ceb de turno y … el trabajo, la casa, los niños, la compra, la ropa, el estrés, el cansancio… la motivación cae en picado como un alud por la montaña y llega el momento de abandono, dejar de lado ese propósito para mejores circunstancias que sabemos no van a llegar, nos sentimos vencidos y con las 3/4 partes de nuestro objetivo por cumplir… entonces no nos vemos tan mal y nos conformamos con el 1/4 que nos quitamos de encima y lo otro, ya lo haremos por nuestra cuenta, en casa.

Te dejo unos dias para que pienses, para que busques y compares en redes, revistas y webs varias todos los consejos y recomendaciones para ponernos en forma tras las las vacaciones. ¿Cuántos de ellos lo tratan bajo el prisma de la salud? y piensa también cual es el motor que te ha hecho arrancar y plantearte bajar de peso tras las vacaciones, tu imagen personal (lo que los demás perciben a primera vista de ti) o tu salud (aquello que sólo tu sientes y percibes). Ponlo en la balanza y mira hacia que lado se inclina…

Bienvenidos a CUIDDIET-COACHING NUTRICIONAL. Empezamos nueva sección reflexionando sobre tus motivaciones. Este espacio te hará pensar muy mucho y te sorprenderá las cosas que aprenderás de ti mismo y hasta donde eres capaz de llegar echando un poco el freno y reorientando la forma de hacer las cosas.

En unos días abordaremos el tema de tus objetivos y expectativas, céntrate en trabajar tus motivaciones, sabiendo el para qué vas a emprender tu proceso de pérdida de peso, pero el para qué real, pregúntatelo ¿para qué quiero…? siendo sincer@ contigo mism@. Conocer tu motivación real te llevará a alcanzar tu objetivo final, ese que ya tienes fijado en la mente, perder peso. Pero este año te propongo algo diferente, cambia la forma de hacer las cosas, ¿no te aburres de tanto volver a empezar con la dieta post-vacacional?

Nos vemos pronto. Un besote a tod@s.

Cuiddiet

nota: las imágenes editadas proceden de Pixabay.com

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s