CURIOSIDADES

“¡¡¡Tengo hambre!!!”

Si, tengo hambre a todas horas, no aguanto ver una peli entera sin levantarme del sofá, necesito tener cerca un puñadito de cacahuetes cuando estoy frente al ordenador… trato de no picar mientras cocino, pero la escusa de probar el punto de sal me vence… ¿qué me está pasando? en mi caso lo tengo claro… voy como una moto, muchas responsabilidades, preocupaciones, no es más que hambre emocional.

El hambre es la respuesta natural del organismo para avisarnos de que necesita energía para funcionar al igual que la sed nos avisa de que necesitamos beber para hidratar nuestro cuerpo. Pero al contrario que esta última necesidad humana, no siempre sentimos un hambre real.

Muchas situaciones nos llevan al hambre: el estres, la ansiedad, el aburrimiento, un trauma, un disgusto… son muchas las situaciones que podemos vivir que por desgracia son negativas y nos empujan a la nevera o a la despensa según la apetencia.

Piensa un poco, cuando estamos contentos, alegres y felices, cuando la peli nos engancha, cuando el libro que leemos es suuuuper interesante o estamos estudiando o trabajando a conciencia ¿a qué no comes nada de nada? sin darte cuenta, llega la hora de comer o de cenar y ni te has enterado. Tu ánimo y tu “distracción” te han apartado de la sensación de hambre.

Hay enfermedades que tambien nos llevan a la puerta de la nevera, por ejemplo el hipertiroidismo. Hasta que se regula la función del tiroides, ya puedes comer ya, que ese estómago parece que no tiene fondo, por cierto, una parte del estómago se llama fundus, mira que bonito es…

anatomia del estomago

Un día os hablaré de él, del estómago y de como funciona mientras digiere los alimentos. Bueno, vuelvo al tema… el hambre.

También hay medicamentos que nos llevan a comer como los complejos vitamínicos, los betabloqueantes (para tratar la hipertensión y la insuficiencia cardíaca, arritmias, etc). Los corticoesteroides, las sales de Litio, antidiabéticos, algunos analgesicos y/o relajantes musculares, los anticonceptivos orales… todos ellos pueden aumentar el apetito o hacer que engordemos, muchos por retención de líquidos.

Como puedes ver, si las causas son variadas, los tipos de hambre, también:

  • Hambre Real: Cuando el hambre es hambre.
  • Hambre Emocional: cuando las circunstancias nos llevan a comer sin necesidad de ello.
  • Hambre Inducida: cuando tenemos alguna enfermedad o algún fármaco nos hace comer más de la cuenta o la compañía de alguien nos induce a ello.

Pero… ¿es qué no hay nada que nos quite el hambre? Por suerte si, todos tenemos un mecanismo natural para regular el hambre y la saciedad.

Organigrama y funcionamiento del Hambre y la Saciedad:

Si comparamos el sistema de regulación que tiene el organismo con un organigrama empresarial y su manual de procedimiento,  podremos explicar porqué nos entra el gusanillo y porqué terminamos con la barriga llena.

organigrama hipotalamo

El Jefe y su Equipo: El que más manda en este ciclo del hambre y la saciedad es el HIPOTÁLAMO. Situado en el cerebro regula este ciclo apoyado en su “equipo”, partes integrantes del mismo:

  1. El Centro del Hambre: Situado en el Hipotálano lateral
  2. El Centro de Saciedad: Situado en el Hipotálano Ventromedial.
  3. El Núcleo Arcuato o Arqueado: Cuenta con dos circuitos neuronales: Neuronas para regular el Hambre (NPY y AGRP)  y neuronas para regular la Saciedad (POMC y CART)
  4. El Núcleo Paraventricular: Las neuronas y polipéptidos del nucleo Arcuato son vertidas en él para regular hambre y saciedad.

hipotalamo hambre y saciedad

El hipotálamo recibe señales “externas” para ponerse en marcha producidas por:

  1. El Sistema Digestivo: Con el estómago vacío sube la Grelina, que es segregada por el estómago antes de comer y pasa al torrente sanguíneo llegando al Hipotálamo y activando el centro del hambre y desactivando el centro de la saciedad. Luego tenemos el Péptido YY en el intestino que activa la saciedad pero ante la presencia de Hidratos de Carbono de alto Indice Glucémico, la pasta por ejemplo, no actúa como debiera y por eso el centro de la saciedad no queda del todo estimulado. Acuérdate de cuando comes arroz, al poco de comer, volvemos a tener hambre, esos HC ya están en tus intestinos, en el Duodeno concretamente… te sacia la cantidad de comida pero el sistema está en “crisis”. En el Duodeno y en el Yeyuno tambien fabricamos una hormona, la Colecistoquinina que disminuye nuestro apetito.
  2. El Páncreas: El tándem Insulina-Glucagón, se pone en marcha cuando comemos. Al comer, los niveles de Glucosa suben y suben entonces el páncreas produce y secreta Insulina para bajar esos niveles y entonces sentimos que estamos llenos porque el nivel alto de insulina inhibe el centro del hambre y activa el centro de saciedad del Hipotálamo. Cuando bajan los niveles de Glucosa, el páncreas secreta Glucagón, que estimula al hipotálamo para que tengamos hambre. Y asi funciona repetidas veces, todos los dias…
  3. El Tejido Adiposo: Si, aunque no te lo creas, el tejido adiposo tambien entra en juego. La grasa produce otro agente regulador del hambre y la saciedad, la Leptina, a más grasa más Leptina, pero llega un punto en que se presenta una resistencia a la leptina y por tanto, no cumple su papel de activar el centro de la saciedad. Digamos que se ha dado un descanso… y por eso tenemos más hambre.
  4. El Sistema Inmunitario: Cuando hay inflamación se liberan Citoquinas que nos van a dar hambre al inhibirse el centro de saciedad. Hay veces que se producen procesos inflamatorios en el cuerpo tan leves que ni nos enteramos…

Fíjate la cantidad de reguladores y mecanismos de regulación del hambre que tenemos  en el cuerpo y como los ignoramos… a veces porque comer es un acto social, nos encanta celebrar las cosas comiendo lo que hace que no nos centremos mucho en lo que nos llevamos a la boca, o te hartas aprovechando que quien está a tu lado no para  de hablar o no comes porque estás venga a hablar contando toooooooooooodo lo que te ha pasado.

Celebramos siempre entorno a una mesa, bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, santos y aniversario, Nochebuena y Navidad, y como no, Nochevieja… y claro, fiesta y excesos van de la mano, un día es un día y aprovechamos para disfrutar de una comida fantástica y mejor compañía.

Para rematar la faena, la Serotonina y Dopamina entran en acción. Son Neurotransmisores relacionados con la sensación de bien estar, de seguridad, el primero y de motivación y placer el segundo. La combinación de ambos entra en juego cuando hablamos del hambre emocional, ese picoteo que nos consuela tras un disgusto, o nos anima en el aburrimiento… valores bajos de serotonina nos empuja a comer de forma compulsiva dulces sobre todo, y luego, lo que pillemos, en un mal día.

Una onza de chocolate nos premia de un logro y con una nos basta, pero con los disgustos, se nos queda corta la tableta…

¿Cómo saber si el hambre que siento es real o emocional?

Muy sencillo, si comes regularmente de 4 a 5 veces al día, desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, esa gusita que te entra un poquito antes de sentarte a la mesa (porque la grelina esta actuando…) es hambre real. Cualquier impulso que te lleve a dar paseos a la cocina y picas de ésto, vuelves picas de lo otro, o directamente abres la nevera y te das el atracón fuera de horario de comida, es hambre emocional, igual que cuando llegas a casa a la carrera, fuera zapatos y a la nevera… el estrés es muy buen amigo del hambre emocional.

Compara estas dos preguntas… “Mamá… ¿cuándo comemos?” y “ay… ¿qué como?” seguro que las has hecho muchas, muchas veces… con la primera igual parecemos ansiosos, con la segunda… taciturnos, aburridos, desganados.

Vencer al hambre emocional, merece un capitulo a parte. Así que de este tema nos encargaremos otro día.

Si te ha gustado el post dale al like y compártelo con tus amigos y en tus redes. Si quieres dejar algún comentario o preguntar alguna cosa, no tienes más que rellenar el formulario, estaré encantada de atenderos. Nos vemos pronto otra vez aquí, besos.

Cuiddiet

Nota: las imágenes editadas son de Pixabay.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s