CONSEJOS Y CUIDADOS

“Las dietas no son amigas del verano…”

Pues no, en verano no apetece para nada estar pendiente de lo que comemos y dejamos de comer, no está bien tener que fastidiarse y ser tú el único o la única del grupo que se queda sin helado por esa maravillosa dieta que un buen día empezaste y que, aún con una gran motivación y obteniendo resultados, ahora con el calor, no apetece para nada seguir.

verano 1

 

Disfrutar del verano es una de las cosas que el corazón nos pide cuando llegan las vacaciones esta época del año, las pasemos en casa o cuando aterrizamos en nuestro lugar de destino, porque lo que queremos hacer es relajarnos y disfrutar de unas merecidas vacaciones, sin prisas ni estres y eso incluye nuestra forma de comer.

Por otro lado, y pese a nuestras ganas de relax, está ese Pepito grillo que nos dice no comas ésto, te estás pasando… con lo cual, sobre los hombros llevamos un ángel y un demonio que nos puede fastidiar el momento.

Si has decidido que tu dieta no es amiga del verano, perfecto, pero no te abandones. Trata de mantener algún que otro reto: Si de antemano sabemos que durante las vacaciones vamos a comer un poquito de más (aunque te digas mil veces “yo controlo”) ponte el reto de salir a andar o realizar alguna actividad física varios dias a la semana y trata de cumplir el plan, con ésto quemaremos esas calorías de más que ingiramos y al menos, mantendremos nuestro peso o la ganancia será mínima.

A mitad de tus vacaciones, pésate. ¿Por qué? porque si sabemos que vamos a pasar por “la máquina de verdad”, frenaremos. Poner en un lugar visible un post-it con tu peso, te recordará la trayectoria que hayas llevado durante la dieta y no querrás tirar por tierra todo tu esfuerzo, vale que estas de vacaciones y no queremos seguir la dieta pero las circunstancias que nos rodean están llenas de tentaciones y como no nos marquemos algún que otro límite, dos semanas de relax pueden arruinar una gran parte de nuestro logro. Sigue leyendo ““Las dietas no son amigas del verano…””