CONSEJOS Y CUIDADOS

“Con la Diarrea en tu Maleta”

Ayer hablábamos del estreñimiento cuando estamos de vacaciones dándole un toque informal, hoy hablaremos del efecto contrario, la diarrea estival. En estos días en los que se supone que se retira la ola de calor que invade la península, nuestro cuerpo está al límite. Demasiados días de altas temperaturas y en zona de costa, añadimos la humedad que aumenta la sensación de agobio y nuestro cuerpo sufre…

Habrás notado que tras varios días, tu barriga no está del todo bien, disminuye el hambre y aumenta la sensación de sed, es lo que más pide el cuerpo, hidratación, de la forma que sea. Apetecen cosas frías y más ligeras. Es la forma que tiene el cuerpo de adaptarse al aumento de temperatura, te está diciendo… “¡¡¡cuídame!!!”

Ojito con la manipulación de alimentos…

manipulación de alimentosCuidar el cuerpo en verano, más aún en vacaciones, supone llevar cuidado con lo que se come fuera de casa. Nosotros sabemos nuestros hábitos culinarios: lavarnos las manos antes de cocinar, así como lavar bien fruta y verdura antes de consumirla, conservar los alimentos refrigerados ya sean crudos o preparados… sabemos su procedencia, de una forma u otra, cuidamos que no proliferen toxinas ni bacterias en los alimentos. Pero fuera de casa, no sabemos cuanto cuidado se pone en las mismas prácticas, aunque confiamos en que se cumpla la normativa en cuanto a manipulación de alimentos se refiere.

Esta falta de higiene alimenticia hace que proliferen las toxinas y bacterias y que los alimentos aceleren el proceso de descomposición debido al calor, el resultado puede ser nefasto para nosotros y fastidiar nuestros planes de vacaciones por lo menos unos días, dejando en la memoria un recuerdo para olvidar… La Diarrea Estival.

El origen del mal

Uy! me ha quedado un poco macabro el titular, pero es que la diarrea (estival o no) puede tener orígenes distintos:

  • Gastroenteritis: Son consideradas diarreas agudas y su origen es bacteriano, vírico o fruto de parásitos intestinales.
  • Toxiinfecciones: Debida a la ingesta de alimentos en mal estado pese a su apariencia.
  • Antibióticos: Algunos tratamientos llevados a cabo con este tipo de medicación puede derivar en diarrea al “destruir” la flora bacteriana.

Las dos primeras son las más frecuentes en verano y todas las formas de diarrea presentan un cuadro común: a parte del aumento de las deposiciones y de la consistencia acuosa de las heces, otros síntomas que pueden acompañar a la diarrea es la fiebre, náuseas y vómitos (fruto de la intolerancia a la comida durante el proceso), deshidratación que conduce a vértigos y mareos, ojos hundidos, aumento de la sed y dolor abdominal. Sigue leyendo ““Con la Diarrea en tu Maleta””