COACHING NUTRICIONAL

“Las dietas no son amigas del verano…”

Pues no, en verano no apetece para nada estar pendiente de lo que comemos y dejamos de comer, no está bien tener que fastidiarse y ser tú el único o la única del grupo que se queda sin helado por esa maravillosa dieta que un buen día empezaste y que, aún con una gran motivación y obteniendo resultados, ahora con el calor, no apetece para nada seguir.

verano 1

 

Disfrutar del verano es una de las cosas que el corazón nos pide cuando llegan las vacaciones esta época del año, las pasemos en casa o cuando aterrizamos en nuestro lugar de destino, porque lo que queremos hacer es relajarnos y disfrutar de unas merecidas vacaciones, sin prisas ni estres y eso incluye nuestra forma de comer.

Por otro lado, y pese a nuestras ganas de relax, está ese Pepito grillo que nos dice no comas ésto, te estás pasando… con lo cual, sobre los hombros llevamos un ángel y un demonio que nos puede fastidiar el momento.

Si has decidido que tu dieta no es amiga del verano, perfecto, pero no te abandones. Trata de mantener algún que otro reto: Si de antemano sabemos que durante las vacaciones vamos a comer un poquito de más (aunque te digas mil veces “yo controlo”) ponte el reto de salir a andar o realizar alguna actividad física varios dias a la semana y trata de cumplir el plan, con ésto quemaremos esas calorías de más que ingiramos y al menos, mantendremos nuestro peso o la ganancia será mínima.

A mitad de tus vacaciones, pésate. ¿Por qué? porque si sabemos que vamos a pasar por “la máquina de verdad”, frenaremos. Poner en un lugar visible un post-it con tu peso, te recordará la trayectoria que hayas llevado durante la dieta y no querrás tirar por tierra todo tu esfuerzo, vale que estas de vacaciones y no queremos seguir la dieta pero las circunstancias que nos rodean están llenas de tentaciones y como no nos marquemos algún que otro límite, dos semanas de relax pueden arruinar una gran parte de nuestro logro. Sigue leyendo ““Las dietas no son amigas del verano…””

CURIOSIDADES

VERANO, CALOR Y HORCHATA…

Si, por fin ya está aquí con todo su esplendor, el verano y con el calor que ya empieza a hacer… ¿Quién no se ha tomado una horchata fresquita en la terraza de una heladería frente al mar? O en la del barrio, esa de toda la vida… no hace falta salir de la ciudad o del pueblo para disfrutar de esta bebida refrescante porque es muy normal encontrarla en las heladerías en esta época del año.

Para el desayuno o como merienda o quizás para refrescarnos en estas noches tropicales que empezamos a vivir… la horchata es el refrigerio ideal para el verano. Recuerdo que de pequeña, cuando paseábamos por la Explanada, en Alicante, city de mis amores y de mi corazón, llegando al final, cuando empezabas a ver las sillas de aluminio… llegábamos al Peret, un kiosco de toda la vida que ahí sigue, cogíamos mesa y a tomar nuestra horchata, o granizado… yo no conozco a ningún alicantino que no haya hecho parada en este lugar tan emblemático de la ciudad, bajo las palmeras y frente al puerto, con una brisa que por la noche es todo un lujo y junto a la Casa Carbonell, obra del arquitecto alicantino Juan Vidal que data de 1925, todo un ejemplo del modernismo valenciano. Simplemente, espectacular.

Nosotros somos de horchata grande, ande o no ande, con su cañita y fartons, ahí es ná!!! Bien fresquita… por cierto, ahí donde la ves, es un derivado de la chufa (cosa que ya sabrás) pero lo curioso es que con ella, con la chufa, también se elabora harina y los hay que hasta fabrican cerveza!!!. Bien, este tubérculo parecido a piedrecitas, tiene una historia muy interesante… te la voy a contar:

Sigue leyendo “VERANO, CALOR Y HORCHATA…”