CONSEJOS Y CUIDADOS

Mujeres D.C.E. en busca de la “Cintura Perdida”

Cual Indiana Jones en busca del Templo Perdido andamos muchas Mujeres D.C.E (de cualquier edad) en busca de nuestra cintura que sabemos que está ahí, perdida en nuestro cuerpo serrano, más menos entre la última costilla flotante y la cadera, ahí debe estar esa cinturita estrecha que definía nuestra figura cual reloj de arena pero que ahora… ahora anda “desaparecida”.

La Madre Naturaleza nos la dió y ella misma (con nuestra colaboración) nos la quitó. Entre el mambo que bailan nuestras hormonas pasados los 40 y/o los excesos del buen comer acumulados en nuestra capa grasa, la cintura ensancha, ensancha y se marcha. ¿Volverá? digamos que quizás…

La cintura propiamente dicha forma nuestro “Corsé” abdominal, mantiene nuestro cuerpo erguido, la espalda recta y las tripas dentro, permite giros y contribuye a que permanezcamos en pie.

CORE

Está formada por un importante grupo de músculos: el recto abdominal, los músculos lumbares, músculos de las caderas, los  glúteos y los abdominales profundos, oblicuos y transversos.  Este grupo de músculos también es conocido como CORE.   

Vamos por buen camino si queremos reducir el perímetro de nuestra cintura, éste es un indicador muy utilizado por los profesionales de la salud para conocer nuestro riesgo cordivascular. En mujeres ha de estar por debajo de 82 cm y en los hombres ha de ser inferior a 95 cm. En ambos casos, valores comprendidos dentro los 5 cm siguientes, establecen un riesgo elevado y sobrepasado ese rango, lo sitúa como muy elevado. Con lo cual, si ya estás liada buscando tu cintura ahí tienes un motivo más para no dejarte vencer, tu salud cardiovascular.

Para saber cual es perímetro o contorno de cintura, rodeamos nuestro cuerpo con una cinta métrica, localizamos la última costilla palpando y la cresta ilíaca, hueso más prominente de nuestra cadera y a mitad camino, se encuentra nuestra cintura oculta. El obligo, más que guiarnos nos puede confundir, asi que no le hagas caso. Toma la medida y ANÓTALA, así tendrás presente tus avances en la búsqueda de tu cintura y si te haces una tabla en la que además registres tu peso y tu contorno, genial!!! Info completa de tus avances.

Otras veces solemos recurrir al remedio expres… la faja. Prenda por excelencia para lucir perfecta con tus vestidos favoritos. Menos mal que las modas cambian y ahora son más sexys… ejemplo de ello son éstas que encontré en la web del Corte Inglés:

El uso de las fajas y demás trucos Feme Fatal, por muy monas que ahora sean, someten al cuerpo a una presión no sólo “innecesaria” sino también perjudicial ya que va en perjuicio de nuestra propia resistencia muscular cuando hablamos de estética simple y llanamente, como terapia, es otro cantar…

Es como si al corsé de Escarlata O´Hara (nuestro corsé natural) le sumáramos una sujeción adicional (la faja de toda la vida). Usada de vez en cuando, correcto, pero cuando abusamos de ella, nuestro “vientre” gana laxitud y pierde eficacia en cuanto a su función.  Simplemente, se relaja porque sabe que un “elemento externo” trabajará por él.

No queda otra que ponerse en marcha haciendo… EJERCICIO.

AIRBOXINGUna práctica que cada vez está ganando más adeptos es el AIR BOXING, desde la cabeza hasta los pies, todos y cada uno de tus músculos y articulaciones se mueve. Tu controlas el movimiento y cuando lo haces, ejerces una resistencia que hace que los músculos trabajen tu cuerpo completamente, en cualquiera de sus planos, cosa muuuuy diferente a los abdominales puros y duros, que sólo trabaja en un único plano cada serie de ejercicios.

yoga en el parqueEn el AIR BOXING, trabajas tambien el equilibrio, la elasticidad, la agilidad… y como su nombre bien indica al AIR, ésto es que no hay contacto ni adversario y que perfectamente lo puedes trabajar al AIRE LIBRE, con lo que te oxigenas más todavía. Vuelves a casa relajada tras una sesión de 45/50 minutos, en la que una simple camiseta y un pantalón corto o mallas y las deportivas es tu única equipación, ¿sencillo no?

Otro truqui por todas conocido es ir metiendo y sacando pancha; la contracción y relajación hace que los abdominales trabajen un poquito y como es un movimiento discreto, lo podemos hacer en cualquier momento y circunstancia, en el trabajo, en la cola del metro, en el super, en una boda, viendo la tele, haciendo la comida…

Pues nada, queridas todas, a ponernos en marcha en busca de la cintura perdida.

Y como con todo, la alimentación juega un papel importante. En un próximo post hablaremos de como ésta puede jugar a nuestro favor o en nuestra contra. Si tienes alguna duda o quieres hacer alguna pregunta al respecto, no dudes en contactar a través de Cuiddiet, podré incluir las respuestas en él.

Ánimo con la semana que hoy es Lunes y arrancar… pufff!

Si te ha gustado el post, dale al like y compártelo con tus amigos o en tus redes, nos vemos en unos días.

Cuiddiet

Nota: Las imágenes editadas proceden de Pixabay, el Corte Ingles, Blog Hola, El Cine de Lo Que Yo Te Diga y Sanus Vitae.