CONSEJOS, Gastroterapia

“DA DE COMER A TU PELO… DE TODO”

La contaminación, el sol, el abuso de lavados, tintes, secadores y planchas, recogidos tirantes, uso de productos inadecuados, falta de higienización de utensilios… muchas son las causas externas que pueden debilitar nuestro cabello y hacerlo romper o caer. Pero no sólo los agentes externos nos perjudica… el estrés, trastornos hormonales, perdida de peso, la mala alimentación, etc. son tambien causa de que hombres y mujeres suframos problemas capilares.

El autotratamiento es algo muy común, solemos acudir a la farmacia o al super, en busca de remedios para la perdida de cabello, tratamientos anti caspa o grasa, cremas para ese eczema o “sarpullido” que nos ha salido, etc. y en contra de mejorar, complicamos aún más el problema, muchas veces.

Por lo general, los problemas o trastornos más comunes relacionados con nuestro pelo son la caspa, el pelo graso, la debilidad y caída del cabello, el encrespamiento… Vemos como normal que se nos caiga el pelo en los cambios de estación o cuando estamos más estresados, es normal tambien perder el pelo en el embarazo y la menopausia, y parece ser el mayor de nuestros problemas cuando vemos como nuestra melena pierde densidad o tiene un aspecto pegajoso o nuestros hombros están cubiertos por un manto blanco. A todos estos trastornos se añade la inseguridad que genera, con la bajada de autoestima consiguiente, realmente nos incomoda y buscamos soluciones rápidas sin acudir a su origen.

Antes de dar recomendaciones dietéticas para abordar el cuidado del cabello, mi mejor consejo es que se acuda al dermatólogo ante TODOS los problemas que presente nuestro cuero cabelludo, no sólo cuando se padecen casos extremos como la foliculitis capilar, hongos, hipersensibilidad, la calvicie androgénica o la calvicie aureata… Sería muy fácil y divertido hablaros de como frutas y verduras, la carne y demás alimentos ayudan en el cuidado del cabello, pero sería una irresponsabilidad lanzarme a ello sin concienciaros de que la base de un buen tratamiento capilar pasa por las manos del especialista, quien buscará la causa exacta del problema y prescribirá el tratamiento adecuado a cada caso y si podemos tratar el origen del problema, lo erradicaremos totalmente y nos pasaremos media vida probando este o aquel producto.

Porque vernos bien nos importa, la alimentación puede ser un aliado perfecto y ahora en verano es un buen momento para empezar a cuidar desde dentro nuestra salud capilar.

Sigue leyendo ““DA DE COMER A TU PELO… DE TODO””